Lecciones que aprenderás si dejas de salir de compras por un mes

Lecciones que aprenderás si dejas de salir de compras por un mes

A mucha gente le encanta ir de compras, es una forma de socializar con amigos, desestresarse y divertirse. Sin embargo, te has preguntado si, ¿estás saliendo de compras demasiado y gastando más de lo que deberías?

Qué tal si te propones dejar de salir de compras durante un mes, pones a prueba tu fuerza de voluntad y miras si hay una diferencia en tu cuenta bancaria.

Obviamente, tendrás que poner algunas reglas, está permitido salir de compras de alimentación, para alguna actividad en especial o si debes comprar un regalo para alguna ocasión. Pero, no saldrás de compras sin un fin definido o para satisfacer un deseo.

Si te pones a prueba, podrás aprender algunas de estas lecciones sobre tus patrones de compra:

  1. Estás rodeado/a de estímulos para comprar

Seguro piensas que este experimento es fácil de cumplir, te propones evitar ir a centros comerciales y listo. Sin embargo, te darás cuenta de que no es simple, por todo lado estás rodeado de estímulos que te invitan a consumir, desde redes sociales, correo electrónico, periódicos, vallas publicitarias, etc. Aprende a ser un consumidor inteligente y evita caer en estos estímulos. Trata de que tus compras a futuro sean intencionales y no por la tentación de comprar.

 

  1. Existe una diferencia entre deseo y necesidad

Una vez que tus cuentas están pagadas y tienes un dinero extra para gastos discrecionales, seguro tienes el impulso de irte de compras. Es muy fácil convencerte que necesitas unas sandalias nuevas para el verano o un nuevo terno de baño para ir a la playa. Te has preguntado, si, ¿realmente necesitas hacer estos gastos? Seguramente no, pues son sólo deseos.

 

  1. Salir de compras te hace sentir bien

Comprar cosas nuevas te hace sentir mejor. Tal vez entre las compras que hiciste la última vez, te compraste unos zapatos nuevos para sentir más profesional en tu trabajo, o te compraste un accesorio deportivo para ejercitarte más, o el último celular para tener la última tecnología. Hacer este análisis de tus compras pasadas te permitirá darte cuenta si realmente necesitas hacer todos estos gastos. Tómate tiempo para revisar si lo que quieres comprar realmente necesitas antes de tomar la decisión.

 

  1. Amas las ofertas

Nada te hace sentir mejor que haber comprado algo en oferta, es muy difícil no comprarlo si está en descuento. Y seguro piensas que, si aprovechas la rebaja, seguro ahorras mucho dinero. Pero, las tiendas aprovechan sus estrategias de venta para periódicamente ofrecer los productos en oferta, por lo que constantemente estarás comprando.

Después de un mes a prueba, te darás cuenta de que tienes más dinero en tus cuentas. También, aprenderás varias lecciones para administrar de mejor forma tu dinero, y evitar hacer compras solo por impulso.

 

Tomado de www.learnvest.com

General Planificación y Presupuesto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected by WP Anti Spam